Unidas Podemos denuncia que la autorización del control de especies puede degenerar en caza recreativa

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación recomienda a las comunidades que “mantengan el control de las poblaciones de jabalí”, mientras Unidas Podemos tacha de “error” la autorización de la caza durante el confinamiento. Algunas regiones permiten esta práctica durante el estado de alarma, aunque con algunas limitaciones.

REDACCIÓN EL SALTO 17 ABR 2020 13:30

La polémica está servida. El Gobierno estatal, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, lanzaba un comunicado esta semana en el que recomendaba a las comunidades autónomas “mantener el control poblacional de jabalíes, debido a los problemas causados por su proliferación en las explotaciones agrarias”. 

La recomendación, publicada en pleno estado de alarma, señalaba que “el mantenimiento de dicha actividad tiene como finalidad evitar el riesgo de propagación de enfermedades animales, así como prevenir los daños que pueden ocasionar los jabalíes a las producciones agrícolas o ganaderas”.

La carta, sin embargo, no ha sido bien recibida por los socios de Gobierno del PSOE. En un comunicado hecho público este viernes 17 de abril, el diputado de Unidas Podemos Juantxo López de Uralde ha señalado que la recomendación del Ministerio “ha sido entendida por dichos organismos como una incitación a permitir la caza para el control de poblaciones, alimentando una oleada de iniciativas no solo para autorizar la caza del jabalí, sino también la del conejo o de cualquier otra especie o modalidad que se pueda justificar como control de población para prevenir daños o riesgos agrícolas o sanitarios”.

Uralde, quien recuerda que el real decreto del estado de alarma “prohíbe taxativamente la realización de actividades recreativas y de ocio, entre las que cabe señalar la caza”, denuncia que “en los próximos días gran número de personas podrán salir a cazar en toda España, mientras el resto de población espera guardando el confinamiento, y pondrán en riesgo no sólo su salud, sino la de quienes tienen que velar por la seguridad de toda la población y del medio ambiente”. 

ALTERNATIVAS MÁS EFICACES QUE LA ESCOPETA

En opinión del diputado, “para prevenir daños no es necesario que se recurra a la caza”. Uralde señala además que “hay alternativas diversas que pueden ser evaluadas previamente”, por lo que Unidas Podemos ha lanzado una serie de preguntas parlamentarias al Ejecutivo, entre las que se le cuestiona si se han tenido en cuenta “métodos alternativos y más perdurables y eficaces para el control de poblaciones que el uso de la caza”, o si considera el Gobierno que los permisos para cazar que se han promulgado en distintas comunidades son compatibles con las restricciones vigentes en el estado de alarma. De hecho, organizaciones ecologistas y conservacionistas han alertado en numerosas ocasiones que la caza puede resultar contraproducente en estos casos.

Algunos gobiernos autonómicos no han esperado para autorizar esta práctica. Es el caso de La Rioja, cuya Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica ha publicado hoy en el Boletín Oficial de La Rioja una orden por la que permite la caza durante el estado de alarma, pero solo a guardas forestales y a guardias rurales de coto. La Región de Murcia también ha autorizado la caza de conejos y jabalíes. Estas comunidades se suman así a los permisos de caza que, con limitaciones, que ya existen en regiones como Castilla-La Mancha, Galicia o el País Valencià.

Por su parte, la Real Federación Española de Caza ha solicitado al Ministerio que incluya la caza por daños dentro de las actividades consideradas esenciales en el marco del estado de alarma.

El Ministerio justifica su recomendación señalando que el control de la población de jabalíes “forma parte de las actividades necesarias para mantener el estatuto sanitario de la cabaña ganadera y como medida de prevención de la Peste Porcina Africana”. Sin embargo, añade que las autonomías deben ser las que establezcan la mejor forma de llevar a cabo el control de poblaciones de jabalíes “teniendo siempre en cuenta la necesidad de adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar el contagio del covid-19”.